Archivo del sitio

Yoho National Park, un gran desconocido

El Parque Nacional de Yoho, en la provincia de British Columbia, siempre ha sido denominado como el gran desconocido de los parques de las Rocosas Canadienses. La gran mayoría de visitantes que visitan Banff o Jasper desde Calgary lo dejan de lado, mientras que los que llegan desde Vancouver apenas lo conocen de atravesarlo en dirección a Lake Louise. A nosotros nos apetecía darle una oportunidad y estuvimos durante cuatro días conociendo algunos de sus rincones más representativos.

Llegando al final de la Yoho Valley Road (cerrada desde octubre hasta junio) se encuentran las cascadas Takakkaw. Se trata de un salto de agua de más de 350 m., la segunda más alta del oeste de Canadá. Aunque la temporada de más caudal es el verano (tras el deshielo de primavera), en el mes de septiembre pudimos ver cómo aún bajaba una cantidad importante de agua proveniente del galciar Daly y que alimenta también el caudal del río Yoho.

Takakkaw Falls, Yoho National Park (British Columbia)

Otro de los puntos que nos pareció interesante es el Natural Bridge. Las turbulentas aguas del río Emerald se han abierto paso a lo largo de miles de años entre las rocas esculpiendo este curioso puente. ¡¡¡Otro capricho más de la naturaleza!!!
nqt_0524

Sin duda alguna el tesoro mejor guardado de Yoho es el fabuloso O’Hara Lake. Con su ecosistema alpino altamente protegido ofrece increíbles paisajes de montañas, lagos y glaciares. Para acceder al lago principal (de donde salen la mayoría de senderos) no hay otra opción que reservar plaza con antelación en el autobús que recorre los 11 km. que lo separan de la carretera general. Es la manera que tienen de limitar la presencia del hombre aunque hay que decir que existe la posibilidad de recorrer esos 11 km. a pie y en ese caso, no se necesita ningún permiso.

Como os podéis imaginar, conseguir plaza en el autobús es bastante complicado ya que además del número limitado de plazas, la reserva hay que hacerla justo tres meses antes del día que lo pretendas visitar (ni un día antes, ni un día después) y para más inri, sólo se puede realizar mediante teléfono. Al segundo intento, conseguimos nuestras plazas. Os preguntaréis sí merece la pena tanta historia para poder visitarlo y en nuestra opinón, no dejéis pasar la oportunidad. Y eso que nosotros tuvimos mala suerte porque el día amaneció y permaneció gris, tuvimos niebla, lloviznas y algún chaparrón que otro y apenas nos pudimos alejar del lago O’Hara.nqt_0525

Faeder y Emerald son dos de los muchos lagos que te puedes encontrar cuando visitas Yoho. Los alrededores del primero están montados como zona de recreo para familias y que el lago no tenga mucha profundidad ayuda a que sea apto para todo tipo de actividades. Emerald está mucho más preparado y tiene incluso un resort junto a una de sus orillas. Mientras buscábamos un sitio para  fotografíar al atardecer nos encontramos con los primeros españoles. Acababan de llegar de Alaska y nos contaron que estaban un poco frustrados porque no habían tenido oportunidad de ver osos. Les recomendamos que visitasen Bella Coola, donde con toda seguridad tendrían bastantes ocasiones de verlos.

nqt_0523

No nos gustaría olvidarnos del Canadian Pacific Railway. Este ferrocarril que atraviesa de costa a costa Canadá, tiene parada en Field, una pequeña población en el corazón de Yoho. Son unidades infinitas de vagones serpenteantes, con diferentes tipos de contenedores, colores, logotipos y esas potentes e imponentes locomotoras de color rojo. Trans Canadian RailwaySaludos,

Anna & Oskar

Anuncios

Canadian Rockies 2014: la ruta

Como os comentamos en una entrada anterior del blog, !!este año regresamos a Canadá!!

Volveremos a pisar tierras canadienses después de catorce años pero con un planteamiento totalmente diferente al de entonces. No hicimos el viaje tal y como nos gusta hacerlo ahora, pero aún así, guardamos un magnífico recuerdo de los días que disfrutamos aquel otoño.

Y por no repetir, que el país es muy grande, hemos decidido irnos al otro extremo y explorar los parques nacionales, visitando menos ciudades y disfrutando más de los entornos naturales.

¡¡Esta vez será totalmente diferente!!!

Canadian Rockies 2014: la ruta

Seattle (WA). Por cuestiones logísticas, comenzaremos nuestro viaje en Seattle, Estados Unidos. Aprovecharemos para conocer un poco esta ciudad tan televisiva.

North Cascades National Park (WA). Después de recuperarnos del jetlag, nos dirigiremos hacia el norte, acercándonos a la frontera canadiense. Pasaremos un par de días explorando el poco conocido parque de Las Cascadas del Norte. En su interior, se encuentra el Mt. Shuksan de casi 2.800 m. de altura.

 – Bella Coola (BC). Aunque el motivo principal de nuestro viaje es conocer los principales parques nacionales de las rocosas canadienses, antes nos desviaremos “unos cuántos kilómetros” para pasar cuatro días en Bella Colla. Este pequeño pueblo de la Columbia Británica está considerado como uno de los mejores sitios del mundo donde poder observar al oso Grizzly en libertad. Los primeros días de septiembre, los Grizzlys recorren los ríos en busca de los salmones que están en época de desove.

Jasper National Park (AB). El parque nacional más grande de las rocosas canadienses. Jasper ofrece la posibilidad de ver una gran cantidad de vida salvaje y como recibe la mitad de visitantes que Banff, hace que sea un lugar mucho más tranquilo donde poder disfrutar de la naturaleza. Recorreremos la carretera Icefieds Parkway, que une Jasper y Banff, considerada como una de las carreteras más espectaculares del mundo.

Yoho National Park (BC). Quizás el gran desconocido de las rocosas. Tendremos la oportunidad de explorar la zona de Lake O´Hara. Una zona protegida de gran valor medio-ambiental. Para poder acceder a esta zona, o se recorren (a pie) los 11 km. (ida) que hay desde el parking, o se reserva plaza en el autobús que pone a disposición el parque  (la reserva hay que hacerla con tres meses de antelación y sólo se puede hacer por teléfono).

Banff National Park (AB). El parque nacional más antiguo de Canadá (1883)  y el más famoso. La gran oferta de rutas de senderismo, la posibilidad de ver vida salvaje y sobre todo, la cercanía con Calgary, hace que Banff sea visitado por miles de visitantes anualmente (esperamos que en septiembre, la mayoría de ellos hayan disfrutado ya de sus vacaciones 😉 😉 )

Glacier National Park (MT). De vuelta en Estados Unidos, aún tendremos un par de días para recorrer lo más significativo de este parque nacional. La carretera que cruza el parque, Going to the Sun Road, es uno de los mayores atractivos. Daremos buena cuenta de ella.

Missoula (MT). Demasiado cerca de Yellowstone, se encuentra la ciudad de Missoula (estado de Montana) . Desde el aeropuerto internacional de esta localidad, emprenderemos el viaje de regreso. Quedarán atrás veintiocho días de caminatas, madrugones fotográficos y algún que otro encuentro (o eso esperamos) con osos Grizzly.

Anna & Oskar