Archivo del sitio

Banff National Park (Alberta)

El Parque Nacional de Banff, por su cercanía con Calgary (apenas 1h30′ en coche) es el parque más visitado de las Rocosas Canadienses. Fue declarado Parque Nacional en 1885, dos años después de que tres trabajadores de la Canadian Pacific Railway descubrieran unos manantiales de aguas termales. Banff National Park

Nicholas Morant fue un fotógrafo del siglo XX contratado por la Canadian Pacific para publicitar la zona de Banff y alrededores. Una de sus fotos más famosas está hecha en un tramo de ferrocarril entre Banff y Lake Louise. Fue tanta la fama que adquirió la foto que a la curva que aparecía en su foto le pusieron su nombre, Morant’s Curve.nqt_0531

Al igual que Jasper, Banff tiene infinidad de rincones que recorrer y fotografiar. Una de las cosas que más nos ha gustado de Banff es que está rodeado de paisajes increíbles relativamente cerca del pueblo con lo que podíamos ir a hacer un amanecer y después volver a desayunar al pueblo tranquilamente. Así los madrugones se llevan mejor 🙂nqt_0536

A poco más de 50 km. Banff se encuentra una de las atracciones naturales más famosas de Canadá: Lake Louise. Rodeado de montañas y glaciares, este lago atrae a miles de visitantes al año, intrigados por el intenso verdor de sus aguas. Los rayos del sol al entrar en contacto con el polvo de roca proveniente de los glaciares Lefroy y Victoria hacen que el agua adquiera ese espectacular color. En 1890 se construyó una pequeña caseta de madera para albergar a los turistas de la época victoriana. Tres años después fue destruido por un incendio, pero de inmediato se volvió a construir otra casa de huéspedes con capacidad para 12 personas. El Canadian Pacific Railway lo fue ampliando poco a poco y finalmente lo sustituyó por lo que hoy conocemos como Chateau Lake Louise. Actualmente pertenece a la cadena hotelera Fairmont.nqt_0530

Sin duda alguna, Moraine Lake es el paisaje más fotografiado de las Rocosas Canadienses. Su cercanía a Lake Louise y su espectacular ubicación, en el Valle de los Diez Picos (con montañas de más de 3.000 metros) hacen que sea el lugar perfecto para buscar una buena foto al amanecer. Para los amantes del senderimos, Moraine Lake ofrece varias rutas de senderismo clasificadas por su nivel de dificultad. Lo único que hay que tener en cuenta es que, debido a que es una zona de bastante actividad de osos, muchos de los trails están marcados para hacerlos en grupo. Esto significa que no se puede ir sólo o en pareja. Lo normal es que pidan grupos de 4 0 6 personas. Aunque parezca broma no lo es y el no cumplir esta norma puede suponer una multa de hasta $5.000 y los canadienses se toman muy en serio lo de las multas :).

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es que debido a la afluencia de personas y vehículos, es habitual que cierren el acceso al lago a partir de cierta hora de la mañana. Cuando estuvimos nosotros, en septiembre, a las 11 de la mañana ya no se podía acceder. No nos queremos imaginar cómo tiene que estar en pleno agosto!!!nqt_0532

El otro gran atractivo de Banff es la posibilidad de ver animales salvajes en libertad. Los ciervos son los que más se dejan ver. A principios de otoño es la berrea y oir en directo los bramidos de los ciervos macho, es simplemente espectacular. A pesar de que puedan parecer animales inofensivos, durante la época de celo y con hembras cerca, se pueden volver bastante agresivos. Es por ello que nos encontramos con más señales de peligro que hacían referencia a los ciervos que a los osos. Por algo será!!!
nqt_0529

Y qué mejor forma de finalizar nuestro recorrido por las rocosas que tener un encuentro con un oso negro en las cercanías del lago Minnewanka. Tenía pinta de ser un ejemplar joven y tras cruzar la carretera, se quedó comiendo raíces a pocos metros nuestro. Quizás no fue tan espectacular como los grizzly en Bella Colla, pero no por ello dejó de ser emocionante. ¿Qué más se puede pedir?.nqt_0528

Saludos,

Anna & Oskar

Anuncios

Bella Coola, el paraíso del oso Grizzly

La primera vez que oímos hablar de Bella Coola, fue en el foro de Los Viajeros cuando estábamos preparando nuestro viaje a las Canadian Rockies y comentaban que era un magnífico lugar para observar osos grizzly en libertad. Al parecer, los primeros días de septiembre son la mejor época para ir porque coincide con el desove del salmón y los osos recorren el cauce de los ríos en busca de comida rica en proteínas que les ayude a pasar el duro invierno canadiense.

Bella Coola se encuentra en la provincia de British Columbia, al final de un gran fiordo, junto al océano Pacífico….. en resumen, ¡¡¡está lejos… muy lejos de cualquier sitio!!!. Se puede acceder en ferry desde Port Hardy (en la isla de Vancouver), pero son casi 17 horas de viaje. También se puede llegar en avioneta desde el aeropuerto de Vancuover, pero el precio del pasaje puede rondar los 300€ por persona y además, en nuestro caso, no nos permitiría alquilar un coche para seguir nuestro viaje hacia las Canadian Rockies. Y finalmente, está el coche. La distancia a recorrer es de aproximadamente 1000 kms. y unas doce horas de viaje.

A pesar de que sabíamos de antemano que sería una paliza, elegimos el coche como medio de transporte. Para añadir un poco de emoción al trayecto, la parte final de la carretera no estaba asfaltada y no era muy conveniente hacerla de noche, por lo que decidimos hacer una parada intermedia en Williams Lake y no tomar riesgos innecesarios.

The Hill

Tenemos que confesar que nos costó bastante encontrar información sobre Bella Coola. En la web de turismo encontramos varias empresas que hacían tours (a pie y en bote) por el río Atnarko para ver osos, pero nosotros habíamos entendido que había una plataforma vigilada por rangers donde se podía ir libremente y gratis. Incluso mandamos un correo a la web de turismo de Bella Coola solicitando información del lugar, pero se limitaron a mandarnos enlaces de las empresas locales que ofrecían los tours, sin hacer mención alguna a la plataforma.

Nos llevamos una grata sorpresa cuando encontramos la plataforma junto a la carretera, con señalización incluida así que no entendemos el por qué de tanto secretismo. Bueno si… suponemos que habrá gente que sólo va a la plataforma y no contrata ningún tour con las empresas locales. No fue nuestro caso, ya que teníamos reservado un tour a pie por el río con un guía y también un paseo en bote.

En esta época del año los salmones regresan a esta zona del río a poner sus huevos y morir. Esto es aprovechado por los osos grizzly (y otras especies como las Águilas calvas) para darse auténticos banquetes. Esos cuerpos tienen que tener almacenada grasa suficiente para poder pasar los duros meses de invierno en sus madrigueras mientras hibernan.nqt_0513

Disfrutamos como nadie de los cuatro días que duró nuestra estancia y tuvimos la suerte de ver varios ejemplares (varias hembras con crías y algún que otro macho joven) pescando en el río a pocos metros de la plataforma. El subidón de adrenalina que supone tener un animal de cerca de media tonelada a pocos metros es ¡¡increíble!! (y eso que estás a salvo detrás de una valla electrificada). Tuvimos la suerte y el privilegio de compartir esta experiencia con gente respetuosa y en un enclave privilegiado donde te sientes un invitado y observador agradecido.

nqt_0514

 

Bella Coola supone un esfuerzo económico importante pero recompensado con creces cuando ves en directo y a pocos metros escenas como las que os enseñamos a continuación: unos pequeños oseznos comiendo un salmón recién pescado por si madre y una familia de osos grizzly regresando a su casa (o eso suponemos) después de una jornada de pesca en el río. Podéis ver más fotos en nuestra galería de Flickr.

nqt_0515

Nuestro siguiente destino para ver osos ya está en la lista de deseos …. una pista…. Alaska….. 😉

Saludos,

Anna & Oskar

Escocia, no sólo de paisajes vive el hombre

Cuando se piensa en Escocia, lo primero que le viene a uno a la cabeza son los increíbles paisajes de las Highlands. Aparte de eso, Escocia tiene mucho más que ofrecer a sus visitantes. En este último post dedicado a Escocia, os queremos enseñar algunos de los pueblos y ciudades que tuvimos oportunidad de conocer durante nuestro viaje a Escocia en septiembre de 2013.

Pitlochry, en el corazón del condado de Perth. Tenemos que confesar que tenemos debilidad por este tipo de pueblos. Una calle principal con casas bajas y comercios a los lados y una tranquilidad que se transmite a los visitantes. A principios de verano los salmones remontan la escalera construida en el pantano Power Station Dam en su camino hacia el río.

Pitlochry

Fort Williams, la capital de las actividades al aire libre del Reino Unido. El hecho de estar junto al pico más alto del Reino Unido, el Ben Nevis, hace que este pueblo y sus alrededores se llenen de visitantes que quieren disfrutar del senderismo y otras actividades relacionadas con la naturaleza. Para los que gustan más del ‘shopping’, la calle peatonal High Street, es una magnífica alternativa.

High Street, Fort Willimans

Acercándonos al norte de Escocia, se encuentra Ullapool. Este pequeño pueblo a orillas del lago Broom fue fundado en 1780 como pueblo para pescadores de arenque. Por su ubicación privilegiada, se ha convertido en punto de salida hacia las islas Hébridas exteriores con la línea de ferry hacia Stornoway.

Ullapool, Highlands

Inverness, se encuentra en la desembocadura del río Ness y está considerada como la capital de las Highlands. En un acantilado con vistas al río, se haya el Castillo de Inverness, construido de piedra arenisca roja y cuya construcción se finalizó en 1836. En la actualidad es la sede de la Casa del Sheriff.

Inverness, capital de las Highlands

Y como no, Edimburgo, la capital de Escocia. Más de una vez hemos comentado que no somos de visitar ciudades, pero Edimburgo es una de esas excepciones (como San Francisco o Londres) que nos gusta visitar. Ya lo hicimos en nuestro primer viaje a Escocia, allá por 2003 y esta vez nos ha vuelto a sorprender.

Cementerio Greyfriars, Edimburgo

La Royal Mile es la arteria principal de la parte antigua de la ciudad. Con su kilómetro ochocientos metros de longitud (1 milla escocesa) une el Castillo de Edimburgo con el palacio Holyroodhouse y se divide en cuatro zonas: Castlehill, Lawnmarket, High Street y Canongate. La Royal Mile rivaliza con Princess Street (en la parte nueva) por ser la calle más turística de la ciudad. Aparte de infinidad de tiendas, en la Royal Mile podemos encontrar el Castillo de Edimburgo en su parte más alta, Gladstone’s Land, un bloque de viviendas del siglo XVII y la Catedral de San Giles. Al final de la calle se encuentra el Parlamento.

Royal Mile, Edimburgo

Y para finalizar, dos de las vistas que más nos gustan de la ciudad. Calton Hill desde el Waverley Bridge y el atardecer sobre Edimburgo desde la propia Calton Hill.

Calton Hill, Edimburgo

Anna & Oskar

Escapada al Valle del Loira, Francia

Rico en historia y arquitectura, el Valle del Loira es famoso por sus castillos renacentistas, como los de Chambord y Chenonceau. Sin embargo, la región conserva importantes vestigios de sus primeras épocas, desde dólmenes de la edad de bronce hasta fortalezas medievales como el Château d’Angers, así como una impresionante herencia de arquitectura religiosa, que incluye las catedrales de Chartres y Bourges, verdaderas maravillas del Gótico.

Château de Amboise, Loira (Francia)

En el bosque de Amboise, al suroeste de la ciudad del mismo nombre, se alza esta pagoda china de más de 44 metros de altura y 7 plantas comunicadas por una escalera de caracol. Cada piso es menor que el anterior y acoge una habitación octogonal con un techo abovedado.

Pagoda de Chanteloup

Pagoda de Chanteloup

Chambord es el castillo más grande del Loira. Comenzó siendo un pabellón de caza y en 1519 se derruyó el edificio principal y se comenzó la construcción de lo que hoy es el castillo. El diseño se atribuye a Leonardo da Vinci. El perfil de Chambord es sorprendente; una extraña mezcla de distintas formas que recuerda un abarrotado tablero de ajedrez.Château de Chambord

Esta innovadora escalinata fue, al parecer, diseñada por Leonardo da Vinci. Está hecha para que las personas que suben y bajan no puedan encontrarse.Interior del Castillo de Chambord Château de Chambord

El romántico Chenonceau, que se extiende a través del río Cher, está considerado como el castillo con más encanto del Loira. Rodeado de elegantes jardines ornamentales y arboledas, este edificio renacentista ha evolucionado a lo largo de los siglos: de modesta mansión y molino de agua, a palacio destinado al ocio.

Château de Chenonceau

El château de Villandry, del Renacimiento tardío (1536), es de una elegancia sencilla, casi clásica. Sin embargo es más fam0so por sus magníficos jardines, restaurados desde que la familia española Carvallo lo compró en 1906. A partir de los planos del siglo XVI, expertos jardineros han combinado flores y plantas siguiendo diseños geométricos.

Jardines del Château de Villandry

Pintando los Jardines del Castillo de Villandry

Situado en una colina sobre el río Loira, el castillo de Chaumont parece el ensueño de un castillo medieval. Su alta torre de homenaje y las redondas torres construidas entre 1466 y 1510 nunca se vieron envueltas en una batalla, por lo que se conservan intactas.

Château de Chaumont

El valle de la muerte !!!

Entre que nos lo tomamos con calma para salir de las Vegas y que había unas 2 horas hasta la entrada de Death Valley, cuando llegamos era casi la hora de comer. Pocos kilómetros antes de llegar al parque cruzamos la frontera del estado. ¡Estábamos en California!

Este parque es el único de todos los que hemos estado en el que no hay cabinas de control en la entrada del Parque. Se supone que tienes que ir al Visitor Center y tras enseñar el pase, te dan un papel para poner en el parabrisas. Nosotros así lo hicimos.

Debido al calor extremo que hace en este parque, nuestra intención era ver los miradores más importantes, así que nos fuimos hacia Dante’s View. Desde este mirador se ve la cuenca de Badwater Basin. Un lago de sal en mitad del más puro desierto; el paisaje parece de otro planeta. Como había bastantes mosquitos nos estuvimos mucho tiempo, pero el suficiente para sacar unas cuantas fotos.

A medida que íbamos conduciendo por la carretera del parque, el paisaje nos sorprendía más y más. Nuestro siguiente punto fue Zabriskie Point. Desde el parking hay que subir unos metros hasta un mirador… ¡alucinante! La combinación de formas y colores hace que nos quedemos un buen rato sacando fotos. Lo único que hizo que nos fuéramos era el excesivo calor.

Como no teníamos claro si encontraríamos algún sitio con sombra, aprovechamos el climatizador del coche para comer de camino a Badwater Basin. Es el punto más bajo de los Estados Unidos (86 metros por debajo del nivel del mar) y cuando llegamos, el termómetro marcaba ya 49°C, así que no nos entretuvimos mucho. Justo salimos del coche para andar un poco hasta donde empieza el lago salado y sacar las fotos de rigor… la verdad es que no se podía estar fuera del coche.

Ya de vuelta, nos desviamos para recorrer Artist Drive. Un pequeño recorrido circular que te mete entre las colinas que hay al borde de la carretera. De nuevo nos quedamos gratamente sorprendidos por los paisajes que descubrimos. El termómetro aquí alcanzó la temperatura máxima que hemos tenido en el viaje ¡50°C!

Para acabar nuestra visita, seguimos por la carretera que cruza el parque (190) y llegamos hasta las dunas de Mesquite. Otra alegría para la vista.

Sólo recordar que es muy importante llevar el depósito de gasolina lleno cuando entremos en el parque y también una buena provisión de líquidos.

Lo que quedaba de tarde lo pasamos en la carretera dirección a Mammoth Lakes, la puerta de entrada al Parque Nacional de Yosemite.

A decir verdad la salida del parque se nos hizo bastante larga. Rectas interminables y carteles avisando que se desconectara el aire acondicionado del coche de vez en cuando.

La anécdota del día fue que en Bishop había control de la policía y nos pararon. Sólo nos pideron el carnet de conducir. Le enseñamos el internacional y sin problemas.

Llegamos a nuestro destino pasadas las ocho de la tarde, ya casi anocheciendo. Había 15°C¡En el mismo día, habíamos tenido una diferencia de 35°C!