Archivo del sitio

Nuestro primer rayo…

Fotografiar una tormenta eléctrica siempre ha sido una de nuestras asignaturas pendientes, pero la verdad es que nunca hemos estado en el lugar adecuado o cuando lo hemos estado, no hemos tenido la cámara a mano. Este domingo, 30 de agosto, la suerte quiso ponerse de nuestra parte y mientras estábamos tranquilamente en casa, llegó la tormenta anunciada: comenzaron unos relámpagos que iluminaban el cielo a través de la persiana y a lo lejos, muy a lo lejos, se oía algún que otro trueno.

Los rayos fueron ganando frecuencia y cada vez más cerca, o eso nos estaba pareciendo a nosotros. Dudando sí coger la cámara o no, terminamos por animarnos. Y nos situamos en nuestro balcón, cámara, trípode y disparador para intentar dar caza fotográfica a nuestro primer rayo.

Recordamos la información que tantas veces habíamos leído en otros foros y blogs  así que ajustamos las cámara con los valores que nos parecían que podían funcionar  y a partir de ahí, tirar, tirar y tirar … y esperar a tener suerte.

Nos parecía que se sucedían demasiadas fotos sin un solo rayo, hasta que en una de las exposiciones, aparecieron dos rayos casi horizontales que llenaron de luz el cielo… y el sensor de nuestra cámara, jejeje. Sólo nos miramos y exclamamos. !!este si que lo hemos pillado!!. Y así fue. Aquí tenéis el resultado.

Rayos en Castro Urdiales

Hubo suerte con alguna otra ráfaga de luz pero esta es la que nos pareció más completa y la que más nos gustó a nosotros.¡¡Esperamos que a vosotros también os guste!!

Buscaremos más oportunidades en otras localizaciones sí se presenta la oportunidad porque la espera tiene una buena recompensa.

Saludos,

Anna & Oskar

Parque de la naturaleza de Cabárceno, Cantabria

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno está situado en el municipio que le da nombre, a 15 km. de Santander, en la provincia de Cantabria. En él podemos ver cientos de especies de animales viviendo en semi-libertad. El parque ocupa una superficie 750 hectáreas y está construido en el espacio que ocupaba una antigua mina de hierro a cielo abierto.

Para los que no hayáis estado nunca, comentaros que se puede acceder al interior del parque con el vehículo (casi se podría decir que es obligatorio debido a lo grande que es). Los recintos de los animales están perfectamente protegidos para preservar su tranquilidad a la vez que permite una perfecta observación de los mismos, sin ningún tipo de riesgo para los visitantes. Eso si, si no queréis ver a los animales tumbados a la sombra o peor, no verlos porque se han ido a otras zonas, os recomendamos encarecidamente que vayáis a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

Nuestra visita al parque no fue elegida al azar. Queríamos tener un primer contacto con nuestros amigos los osos (hermanos de los que esperamos ver en nuestro próximo viaje a Canadá) y además, queríamos probar nuestra última adquisición, el teleobjetivo 300mm f4L IS de Canon.

Cuando llegamos a la zona de los osos pardos nos llevamos una grata sorpresa al ver que había por lo menos cincuenta ejemplares. Estaban en la zona más baja de su recinto por lo que se les podía observar perfectamente. Había de todo!!!!! Grandes ejemplares y también más pequeños que suponemos eran crías de otros años. Pero lo más emocionante, fue cuando, en una zona más elevada apartada del resto, nos encontramos con una osa y su cría.

Mamá osa y su cría

De verdad que era como un osito de peluche. La madre no se separó en ningún momento de la cría, sobre todo, cuando andaba algún oso macho cerca. Tampoco faltaron las muestras de cariño entre ambos.

Parque Naturaleza de Cabárceno

Eso si, cuando hizo falta corregir algún comportamiento, ahí estaban los dientes y las garras de la madre (como para no hacer caso a la primera, jejeje 🙂 )

Parque Naturaleza de Cabárceno

A medida que el día iba avanzando, los osos fueron hacía posiciones más elevadas y escondidas y decidimos que era el momento de recorrer otras zonas del parque en busca de otras especies. Una de las que más nos llamó la atención, fue el rinoceronte. En el recinto había dos rinocerontes adultos y una cría. En un momento especial de luz, pudimos retratarla junto a su madre. El macho, apartado, no hacía más que trotar de un sitio a otro. A pesar de estar tras una valla, ver como se acerca un animal que puede pasar de las tres toneladas trotando hacía nosotros, nos inspiró bastante respeto.

 Rinocerontes en Cabárceno

Y ahora le tocaba, al Rey (y no nos referimos a Elvis, jejeje). Durante el tiempo que estuvimos observándole, apenas cambió la expresión de la cara. Serio… muy serio. Un poco más apartadas, estaban las hembras.

También pudimos ver un lince (no sabemos distinguir si es el ibérico o el europeo). Como veis no nos hizo mucho caso. Y finalmente unos bisontes europeos. A pesar de su gran tamaño, no impresionan tanto como el bisonte americano. (!como echamos de menos las manadas de bisontes cruzando las carreteras en Yellowstone¡)

León, lince y bisontes

Y después de comer, nos fuimos en busca de otras especies que no habíamos visto hasta el momento. En las siguientes fotos, un Ñu azul, una pareja de Antílopes Sable y una mamá elefante con sus dos crías. Mientras estuvimos observándolas, no dejaron ni un momento de jugar mientras la madre las vigilaba a pocos metros.

nqt_0486

Y cuando el sol empezaba a bajar, pensamos que no había mejor forma de acabar la visita al parque que volver donde nuestros amigos los osos (lo sentimos, pero es que tenemos debilidad). Mientras localizábamos a la cría, pudimos ver como otras dos crías (bastante más grandes que la otra) jugaban a las peleas (¡¡¡¡¡como si fueran niños… si es que nos parecemos a los animales más de lo que pensamos!!!!!)

Ya a punto de marchar, aparecieron de nuevo la mamá osa y su inseparable cría. Esta vez nos deleitaron con unas clases de escalada. De verdad que fue una gozada ver cómo seguía a su madre allá por donde iba (por escarpado que fuera el terreno). También hubo un momento gracioso donde la cría parece preguntarse: where in my mom? (¿dónde está mi mamá?)

where is my mom?

Y para acabar, una bonita postal.

Parque de la Naturaleza (Cabárceno)Esperamos  que os haya gustado este pequeño resumen de lo que se puede ver en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Os animamos a que lo visitéis y os recordamos que, si no queréis ver a todos los animales tumbados a la sombra, evitéis las horas centrales del día.

Saludos,

Anna & Oskar.

 

 

 

Temporal en Castro Urdiales, Cantabria

Durante el primer fin de semana de febrero hemos sufrido en el Cantábrico uno de los mayores temporales que se recuerdan. Según hemos podido ver en todas las televisiones, varios pueblos costeros han sufrido daños materiales de consideración y, por desgracia, en el momento de escribir este post, un chaval de 15 años sigue desaparecido tras ser arrastrado por una ola cuando paseaba en bici en la localidad lucense de Foz.

Aunque el temporal no ha golpeado en Castro como en otros pueblos, durante la madrugada del sábado al domingo se vieron escenas bastante impactantes como ríos de agua recorriendo el casco urbano.

El domingo amaneció con el cielo bastante despejado aunque las previsiones decían que el tiempo iría a empeorando a medida que avanzara el día. La pleamar había sido de madrugada, así que el mediodía fue un buen momento para ver en qué estado había quedado el paseo de Ostende (es una de las zonas que más sufren ante este tipo de arrebatos de la mar).

Lo primero que pudimos comprobar es que el oleaje había echado abajo un par de muros de dos urbanizaciones cercanas a la playa, además de inundar el paseo con la arena de la playa.

Temporal en Castro Urdiales

Y aunque estábamos en plena bajamar, las olas seguían golpeando con fuerza en la zona del barrio de los pescadores.

Temporal en Castro Urdiales

La tan temida pleamar estaba anunciada a las seis y media de la tarde, así que, volvimos a salir en busca de imágenes impactantes; esta vez, en la zona de La Atalaya. Las últimas luces del atardecer teñían de amarillo el blanco de la espuma del mar.

Temporal en Castro Urdiales

Avanzada ya la tarde, nos fuimos hasta el puerto y aunque la zona del centro de actividades naúticas estaba cerrado a los peatones, todavía dejaban subir al puente medieval  y desde allí se tenía unas magníficas vistas de todo el rompeolas. Aunque se hicieron de rogar, las grandes olas aparecieron y  la espera mereció la pena.

temporal

Temporal en Castro Urdiales

Y como no podía ser de otra manera, para acabar el día,  una bonita postal del puerto en la hora azul.

Puerto de Castro Urdiales, Cantabria

Saludos,

Anna & Oskar

Cala Cotonera, Islares (Cantabria)

Cotonera es una cala situada en Islares, en el extremo oriental de Cantabria. Desde hace de un tiempo que nos la enseñara nuestro amigo Fernando Sanchoyarto, hemos estado varias veces buscando las condiciones idoneas para fotografiarla. Debido a su orientación este, es un lugar ideal para fotografiar el amanecer. Si encima, coincide bajamar, quedan a la vista pozas y rocas muy interesantes.

Según hemos podido leer por internet, en esta cala abundaban pulpos, nécoras y quisquillas, pero debido a la excesiva explotación ya apenas quedan unas anémonas, eso si, la mar de coloridas.

En la cara externa de la cala, se encuentra un islote de roca, conocido como “El Matalete“, refugio de gaviotas. En este caso, el atardecer, es el mejor momento para conseguir que el Sol ilumine esta solitaria roca.

Una vez se ha puesto el Sol, las nubes adquieren un tono rosaceo.