Archivo de la categoría: 2013 – Escocia

Escocia, no sólo de paisajes vive el hombre

Cuando se piensa en Escocia, lo primero que le viene a uno a la cabeza son los increíbles paisajes de las Highlands. Aparte de eso, Escocia tiene mucho más que ofrecer a sus visitantes. En este último post dedicado a Escocia, os queremos enseñar algunos de los pueblos y ciudades que tuvimos oportunidad de conocer durante nuestro viaje a Escocia en septiembre de 2013.

Pitlochry, en el corazón del condado de Perth. Tenemos que confesar que tenemos debilidad por este tipo de pueblos. Una calle principal con casas bajas y comercios a los lados y una tranquilidad que se transmite a los visitantes. A principios de verano los salmones remontan la escalera construida en el pantano Power Station Dam en su camino hacia el río.

Pitlochry

Fort Williams, la capital de las actividades al aire libre del Reino Unido. El hecho de estar junto al pico más alto del Reino Unido, el Ben Nevis, hace que este pueblo y sus alrededores se llenen de visitantes que quieren disfrutar del senderismo y otras actividades relacionadas con la naturaleza. Para los que gustan más del ‘shopping’, la calle peatonal High Street, es una magnífica alternativa.

High Street, Fort Willimans

Acercándonos al norte de Escocia, se encuentra Ullapool. Este pequeño pueblo a orillas del lago Broom fue fundado en 1780 como pueblo para pescadores de arenque. Por su ubicación privilegiada, se ha convertido en punto de salida hacia las islas Hébridas exteriores con la línea de ferry hacia Stornoway.

Ullapool, Highlands

Inverness, se encuentra en la desembocadura del río Ness y está considerada como la capital de las Highlands. En un acantilado con vistas al río, se haya el Castillo de Inverness, construido de piedra arenisca roja y cuya construcción se finalizó en 1836. En la actualidad es la sede de la Casa del Sheriff.

Inverness, capital de las Highlands

Y como no, Edimburgo, la capital de Escocia. Más de una vez hemos comentado que no somos de visitar ciudades, pero Edimburgo es una de esas excepciones (como San Francisco o Londres) que nos gusta visitar. Ya lo hicimos en nuestro primer viaje a Escocia, allá por 2003 y esta vez nos ha vuelto a sorprender.

Cementerio Greyfriars, Edimburgo

La Royal Mile es la arteria principal de la parte antigua de la ciudad. Con su kilómetro ochocientos metros de longitud (1 milla escocesa) une el Castillo de Edimburgo con el palacio Holyroodhouse y se divide en cuatro zonas: Castlehill, Lawnmarket, High Street y Canongate. La Royal Mile rivaliza con Princess Street (en la parte nueva) por ser la calle más turística de la ciudad. Aparte de infinidad de tiendas, en la Royal Mile podemos encontrar el Castillo de Edimburgo en su parte más alta, Gladstone’s Land, un bloque de viviendas del siglo XVII y la Catedral de San Giles. Al final de la calle se encuentra el Parlamento.

Royal Mile, Edimburgo

Y para finalizar, dos de las vistas que más nos gustan de la ciudad. Calton Hill desde el Waverley Bridge y el atardecer sobre Edimburgo desde la propia Calton Hill.

Calton Hill, Edimburgo

Anna & Oskar

Escocia, el país de los mil y un castillos

Según leímos hace tiempo en algún sitio, Escocia compite con País de Gales por ser el país con más castillos en su territorio. Durante nuestra visita en el verano de 2013 pudimos constatar que en Escocia hay castillos… muchos castillos.

El castillo de Inveraray data de 1746 y se construyó en sustitución de un castillo anterior que se encontraba justo detrás del actual aparcamiento. Actualmente es la casa del 13er. Duque de Argyll y su esposa, miembros del Clan Campbell, una de las familias más poderosas de las Highlands. La construcción del castillo duró 40 años y el primero en habitarlo fue el 5° Duque de Argyll. En los últimos años se ha hecho más famoso por ser una de las localizaciones donde se ha grabado la famosa serie de televisión Downtown Abbey.

Castillo de Inveraray

Inicialmente fueron contruidos como casas fortificadas por las familias (clanes) más poderosas de Escocia para tener un lugar donde administrar sus tierras y a la vez, tener un lugar donde defenderse de los ataques  de los otros clanes. A medida que el poder central se fue haciendo más fuerte, estas fortificaciones fueron perdiendo su razón de ser y las que sobrevivieron a las diferentes guerras, son hoy, meras residencias familiares.

Castillo de Blair

Actualmente, los castillos los podemos dividir entre los públicos (explotados por Historic Scotland) y los privados, gestionados por las familias propietarias. Por lo general, estos últimos son los que mejor conservados están (salvo alguna excepción).

El castillo de Kilchurn se comenzó a construir hacia 1450, aunque no fue hasta 1600 cuando tomó su aspecto definitivo. Fue la casa de los Campbell de Glenorchy. Inicialmente estaba en una isla, pero en 1817 modificaron el nivel del agua del lago Awe e hicieron que fuera accesible por tierra. En 1760 el castillo fue seriamente dañado por un rayo y posteriormente abandonado. A pesar de su mal estado de conservación, la ubicación en medio del lago y su aspecto místico hace que sea uno de los castillos más fotografiados de Escocia.

Kilchurn & Dunnotar Castle

De los mejor conservados se encuentran los castillos de Dunvegan, en la isla de Skye y el de Glamis. El de Dunvegan es la casa del clan McLeod desde hace 700 años. Está abierto al público desde 1933, aunque no todas las estancias se pueden visitar.

Dunvegan & Glamis Castle

Con una estampa digna de un castillo de Loira, esta fortaleza medieval empezó siendo un pabellón real de caza en el siglo XI y fue ampliamente ampliado en el siglo XVII. Fue residencia de la Reina Madre durante su niñez y también durante su luna de miel. En las estancias abiertas al público se pueden ver colecciones de tapices, cuadros y porcelanas que abarcan 5 siglos.

El castillo de Stalker fue originalmente una pequeña fortaleza, construida alrededor de 1320 por el Clan MacDougall que eran entonces señores de Lorn. Alrededor de 1388 los Stewart se hicieron cargo del señorío de Lorn, y se cree que se construyeron el castillo en su forma actual alrededor de 1440.

Tras cambiar varias veces de dueños, pasó a manos del Clan Campbell quienes lo abandonaron en 1840 cuando se derrumbó el techo. En 1908 el castillo fue comprado por Charles Stewart de Achara, que llevó a cabo una restauración básica. En 1965 el teniente coronel Stewart DR Allward compró el castillo y durante más de diez años lo restauró completamente con ayuda de su familia y amigos. Este castillo se ha hecho más famoso a raíz de salir en la película Monty Python y el Santo Grial y en una de las entregas de la saga de Los Inmortales.

La visita al castillo de Stalker sólo es posible durante cinco semanas al año (principalmente en verano) por lo que se hace imprescindible reservar la visita con antelación.

Castle Stalker

El castillo de Stirling ha sido testigo de la historia de Escocia durante siglos y es una de las muestras más bellas de la arquitectura renacentista en Escocia. Cuenta la leyenda que fue arrebatado por el Rey Arturo a los sajones, aunque no hay señales de que existiera un castillo anterior a 1124. En el periodo de 1881 a 1964 fue utilizado como cuartel de los reclutas de los Highlanders de Argyll y Sutherland, pero hoy en día ya no se utiliza para fines militares.

Stirling & Edimburgo

Situado en lo alto de un volcán extinto, el Castillo de Edimburgo es un conjunto de edificios de los siglos XII al XX que reflejan las diferentes utilizaciones que de él se han hecho (fortaleza, palacio real, cuartel y prisión). El castillo fue residencial real hasta la unión de las dos coronas en 1603, tras lo cual, la corte se estableció en Inglaterra.

Para el final hemos querido dejar “el castillo de los castillos”; el Eilean Donan. Este castillo tiene algo que lo hace especial. Otros son más grandes, quizás están mejor conservados, pero el ambiente que lo rodea, hace que sea el castillo más fotografiado de Escocia. ¿Quién no ha visto al clan McLeod partir, cruzando su puente, a luchar contra el clan de los Frazer en Los Inmortales?

El castillo fue construido en 1214 por los MacKenzies y más tarde fue destruido durante la rebelión jacobita en 1719. Abandonado en ruinas, fue comprado y restaurado por la familia MacRae en 1912 (las obras se completaron en 1932).

Eilean Donan Castle

Desde luego hay muchos más castillos que no hemos mencionado (el de Urquhart, en el lago Ness; el de Valmoral, residencia de verano de la Reina y el Duque de Edimburgo, etc…) pero sin duda estos que os hemos enseñado, son los que más nos gustaron.

Saludos,

Anna & Oskar

Isla de Skye, la joya de las Highlands

La Isla de Skye es la más grande de las islas Hébridas. Perteneciente a la región de Las Highlands, es visita obligada de cualquier viajero que recorra Escocia. Durante nuestro viaje, en 2013, disfrutamos durante cuatro días de los increíbles paisajes que ofrece esta isla. La capital, Portree, con apenas mil habitantes, es famosa por su pintoresco puerto y sus casas de colores.

Portree, capital de la Isla de Skye

Además del ferry entre Armadale y Mallaig, se puede acceder a Skye por carretera a través del puente del mismo nombre y que une las poblaciones de Kyle of Lochalsh y Kyleakin. Siguiendo por la carretera A87 se llega a Sligachan. Allí conservan un antiguo puente de piedra que, junto a la cordillera de las Cuillins al fondo, ofrecen una bonita postal. Tomando la desviación hacia la A863 y tras 40 km., llegamos al Castillo de Dunvegan, casa del Clan McLeod durante más de 700 años. Hoy en día se siguen realizando reuniones de quienes comparten el apellido que da nombre al castillo.

Sligachan & Dunvegan Castle

Neist point es considerado como el mejor lugar de Skye para ver ballenas, delfines, marsopas y el tiburón peregrino. El mar que rodea el punto está lleno de aves marinas como alcatraces y cormoranes.También es famoso por sus formaciones rocosas, que son muy semejantes a los de la Calzada del Gigante en Irlanda del Norte. Se dice que la calzada se extiende bajo el mar de Irlanda del Norte a la isla de Skye.

Neist Point

En el lado opuesto de la isla, junto a la carretera de Portree, se encuentra Old Man of Storr. Un monolito de 49 metros creado por la erosión de la meseta donde está ubicado. La ruta hasta llegar a la base de la roca no es demasiado complicada y en un par de horas se puede hacer, aunque cuando llueve, el ‘paseo’ se complica bastante.

Old Man of Storr

Otra de las curiosidades de la isla son las columnas de basalto totalmente verticales donde se encuentra el acantilado Kilt Rock. Desde lo alto, caen las aguas del Mealt Loch hacia el mar.

Kilt Rock

Y para acabar con este breve repaso, no nos podemos olvidar de las famosas vacas de las Highlands con su tupido flequillo y las cabinas telefónicas de color rojo, típicas del Reino Unido, ubicadas en las localizaciones más remotas y aisladas.

Highlands Cow & Red telephone box

 

Highland Games en Birnam, Escocia

Los Highland Games son una competición de deporte rural que se celebra a lo largo del verano en diferentes lugares de las Highlands (Escocia), al estilo de los Herri Kirolak en el País Vasco. Son una combinación de deporte, cultura y entretenimiento.

A pesar que la competición más famosa es la que se celebra en Braemar (acude la Familia Real), preferimos ir a un pueblo más pequeño donde seguro nos podríamos mover a gusto por todo el recinto. Birnam, un pequeño pueblo entre Pitlochry y Perth donde el último sábado del mes de agosto se celebran los Highland Games desde 1.864.

Cuando llegamos, nos encontramos con un pueblo envuelto en un ambiente familiar y totalmente festivo, comprometido con sus tradiciones. El recinto donde se celebraban los juegos estaba lleno de gente ataviada con los trajes típicos escoceses.

Highland Games, Birnam (Escocia) Highland Games, Birnam (Escocia)

Lo primero que empezó fue el concurso de bailes populares. Niñas y niños vestidos con trajes típicos bailando delante de un jurado al ritmo de la música de una gaita.

Concurso de danzas tradicionalesConcurso de danzas tradicionalesConcurso de danzas tradicionales Concurso de danzas tradicionales

Mientras tanto, en otra parte del recinto se hacían juegos y carreras entre los más jóvenes.

nqt_0446

Una de las disciplinas que más nos gustaron fue el lanzamiento de martillo. La verdad es que se parece bastante al deporte olímpico aunque en este último, la bola está atada por una cadena.

Lanzamiento de martilloLanzamiento de martillo

Midiendo los lanzamientos de martillo

A mitad de competición entró en el recinto la banda de gaiter@s Blairgowrie and Rattray Pipe Band haciendo un desfile que hizo que los asistentes rompieran en aplausos. Tras ir hasta el centro, recibieron el saludo del ‘chieftain’ y se marcharon.

Blairgowrie and Rattray Pipe BandBlairgowrie and Rattray Pipe Band

Y ya, para finalizar, le tocaba el turno a los lanzadores de troncos y de txingas. !todo un espectáculo!

Lanzamiento de troncosLanzamiento de troncos

Lanzamiento de troncos

Lanzamiento de txingas

Hemos de confesar que nos perdimos el concurso para ver quién comía más rápido una porción de Haggis. Y es que el ganador tardó tan sólo 47 segundos en comérselo.https://noquierotrabajar.wordpress.comPara quien no sepa qué es el Haggis, os dejamos dos descripciones. La primera es de la página de turismo de Escocia: “El haggis es un antiquísimo plato escocés a base de carne, especias y harina de avena”.

La de la Wikipedia es un poco más explícita: “… normalmente se elabora a base de asaduras de cordero u oveja (pulmón, hígado y corazón) mezcladas con cebollas, harina de avena, hierbas y especias, todo ello embutido dentro de una bolsa hecha del estómago del animal y cocido durante varias horas”.

¿con cuál os quedáis? Nosotros sólo os podemos decir que, tras probarlo, nos pareció similar a una morcilla con un ligero sabor a paté y os animamos a que lo probéis si tenéis oportunidad.

Anna & Oskar.

Escocia 2013, la ruta

Como os adelantamos en una entrada anterior del blog, este año volvemos a Escocia!!!

Esta vez vamos 21 días, así que esperamos poder disfrutar a lo grande de todo lo que este extraordinario país puede ofrecer. Eso si… no esperéis ver muchas ciudades. En ese sentido, no hemos cambiado. A nosotros nos gusta la naturaleza y ver cosas.

Partiremos del aeropuerto de Santander hacia Edimburgo y tras recoger el coche de alquiler, comenzaremos nuestra aventura por tierras escocesas.

Ruta Escocia 2013

Etapa 1 – Pitlochry

Aprovechando la cercanía con el pequeño pueblo de Birnam, disfrutaremos de los Highland Games.

Etapa 2 – Dalmally

De camino a Fort William, haremos una parada en Dalmally. Visitaremos el castillo de Inveraray y la granja-museo de Aunchindrain para conocer cómo se vivía hace siglos en Escocia. También fotografiaremos las ruinas del Kilchurn Castle, en Loch Awe.

Etapa 3 – Fort William

A orillas del lago Shiel, se encuentra el Glenfinnan monument, símbolo de la Rebelión Jacobita de 1745. Aquí nació Connor Mcleod… ¿os acordáis de la película de Los Inmortales? Bromas aparte, visitaremos los castillos de Dunstaffnage e Inverlochy y recorreremos el sendero que lleva a las cascadas Steall. Si el tiempo lo permite, haremos una visita guiada al castillo Stalker (accesible sólo en barco).

Etapa 4 – Dornie

Esta es, quizás, la etapa que más ilusión nos hace. De hecho, en Dornie pasaremos 4 noches (la estancia más larga del viaje). ¿Por qué? muy sencillo. A poco más de dos kilómetros se encuentra el archi-fotografiado castillo Eilean Donan. ¿Quién no ha visto al clan McLeod partir, cruzando su puente, a luchar contra el clan de los Frazer en Los Inmortales?

Además, Dornie es una de las puertas de entrada a la isla de Skye. ¿qué más se puede pedir?

Como pueblo pintoresco, visitaremos Fort Augustus, a mitad de camino de nuestra siguiente etapa, Inverness. En Fort Augustus se encuentran un curioso sistema de esclusas utilizadas para posibilitar el paso de embarcaciones a los diferentes niveles entre el lago Ness y el lago Oich. Este entramado de esclusas y lagos pertenece al famoso Caledonian Canal que atraviesa Escocia.

Etapa 5 – Inverness

Capital de las Highlands.

¿Quién no ha oído hablar de Nessie? es el más famoso de los monstruos y vive en el lago Ness. Allí visitaremos el castillo de Urquhart desde donde se tienen unas magníficas vistas del lago. También visitaremos Fort George, ejemplo de la ingeniería militar de Reino Unido.

A veinte kilómetros de Invernes, visitaremos el Cawdor Castle, uno de los castillos más bonitos y mejor conservados de las Highlands. Y mucho más al norte, disfrutaremos de los increíbles acantilados de Duncansby Head.

Etapa 6 – Stonehaven

Esta es una etapa de paso. Empezaremos visitando la catedral de Elgin y después de comer, haremos una visita guiada por el museo de los faros en Fraserburgh. Esta visita la hicimos ya hace 10 años, pero nos apetece repetir. Si nos da tiempo, nos gustaría visitar la destilería de Whisky Glenfiddich. Aprovechando la cercanía del castillo de Dunnottar, intentaremos hacer unas fotos al amanecer.

Etapa 7 – Stirling

Antes de llegar a Stirling, visitaremos St. Andrews (la cuna del golf). Aunque no somos aficionados a este deporte, la Catedral y el Castillo, bien se merecen un alto en el camino. Durante los días siguientes, rezaremos un poco en la tumba de Rob Roy, nos perderemos por alguna ruta dentro del Parque Nacional The Trossachs y visitaremos una maravilla de la ingeniería naval, la Falkirk Wheel.

El día que visitemos el castillo de Stirling, nos lo tomaremos con tranquilidad para visitar un poco la ciudad y el monumento a William Wallace (¿os acordáis de BraveHeart?)

Etapa 8 – Edimburgo

Y los últimos tres días los pasaremos en Edimburgo, capital de Escocia. Después de visitar la Melrose Abbey, el Dirleton Castle y la Rosslyn Chapel, devolveremos el coche de alquiler, y nos dedicaremos a patear las calles de esta bonita ciudad. La Royal Mile, el imponente Castillo, la Calton Hill, etc…

Como siempre que organizamos este tipo de viajes, ponemos el listón muy alto en cuanto a actividades, pero después de un año esperando, os aseguramos que vamos con muuuuchas ganas.

Nos vemos a la vuelta.

Anna & Oskar

Escocia 2013, volviendo a nuestros orígenes

No… no es que seamos escoceses ni nada parecido, pero todo empezó aquí.

En 2003 hicimos el primer viaje por nuestra cuenta a este fantástico país. Vuelo, coche de alquiler y Bed&Breakfast. En aquella ocasión sólo fueron ocho días y así todo, nos quedamos prendados y con la sensación de que un día tendríamos que repetir. Pues bien, ese día ha llegado, diez años después.

Anna acababa de hacer un curso de fotografía y fuimos con nuestra Yashica FX3-2000 y unos cuántos carretes de diapositivas… (algunos ni sabréis qué es eso, jejeje). Trajimos alrededor de 300 fotografías y viendolas ahora, la verdad es que creo que hemos avanzado algo (fotográficamente hablando).

scotland_2013

Anna & Oskar.