Archivo de la categoría: Escapadas

Parque de la naturaleza de Cabárceno, Cantabria

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno está situado en el municipio que le da nombre, a 15 km. de Santander, en la provincia de Cantabria. En él podemos ver cientos de especies de animales viviendo en semi-libertad. El parque ocupa una superficie 750 hectáreas y está construido en el espacio que ocupaba una antigua mina de hierro a cielo abierto.

Para los que no hayáis estado nunca, comentaros que se puede acceder al interior del parque con el vehículo (casi se podría decir que es obligatorio debido a lo grande que es). Los recintos de los animales están perfectamente protegidos para preservar su tranquilidad a la vez que permite una perfecta observación de los mismos, sin ningún tipo de riesgo para los visitantes. Eso si, si no queréis ver a los animales tumbados a la sombra o peor, no verlos porque se han ido a otras zonas, os recomendamos encarecidamente que vayáis a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

Nuestra visita al parque no fue elegida al azar. Queríamos tener un primer contacto con nuestros amigos los osos (hermanos de los que esperamos ver en nuestro próximo viaje a Canadá) y además, queríamos probar nuestra última adquisición, el teleobjetivo 300mm f4L IS de Canon.

Cuando llegamos a la zona de los osos pardos nos llevamos una grata sorpresa al ver que había por lo menos cincuenta ejemplares. Estaban en la zona más baja de su recinto por lo que se les podía observar perfectamente. Había de todo!!!!! Grandes ejemplares y también más pequeños que suponemos eran crías de otros años. Pero lo más emocionante, fue cuando, en una zona más elevada apartada del resto, nos encontramos con una osa y su cría.

Mamá osa y su cría

De verdad que era como un osito de peluche. La madre no se separó en ningún momento de la cría, sobre todo, cuando andaba algún oso macho cerca. Tampoco faltaron las muestras de cariño entre ambos.

Parque Naturaleza de Cabárceno

Eso si, cuando hizo falta corregir algún comportamiento, ahí estaban los dientes y las garras de la madre (como para no hacer caso a la primera, jejeje 🙂 )

Parque Naturaleza de Cabárceno

A medida que el día iba avanzando, los osos fueron hacía posiciones más elevadas y escondidas y decidimos que era el momento de recorrer otras zonas del parque en busca de otras especies. Una de las que más nos llamó la atención, fue el rinoceronte. En el recinto había dos rinocerontes adultos y una cría. En un momento especial de luz, pudimos retratarla junto a su madre. El macho, apartado, no hacía más que trotar de un sitio a otro. A pesar de estar tras una valla, ver como se acerca un animal que puede pasar de las tres toneladas trotando hacía nosotros, nos inspiró bastante respeto.

 Rinocerontes en Cabárceno

Y ahora le tocaba, al Rey (y no nos referimos a Elvis, jejeje). Durante el tiempo que estuvimos observándole, apenas cambió la expresión de la cara. Serio… muy serio. Un poco más apartadas, estaban las hembras.

También pudimos ver un lince (no sabemos distinguir si es el ibérico o el europeo). Como veis no nos hizo mucho caso. Y finalmente unos bisontes europeos. A pesar de su gran tamaño, no impresionan tanto como el bisonte americano. (!como echamos de menos las manadas de bisontes cruzando las carreteras en Yellowstone¡)

León, lince y bisontes

Y después de comer, nos fuimos en busca de otras especies que no habíamos visto hasta el momento. En las siguientes fotos, un Ñu azul, una pareja de Antílopes Sable y una mamá elefante con sus dos crías. Mientras estuvimos observándolas, no dejaron ni un momento de jugar mientras la madre las vigilaba a pocos metros.

nqt_0486

Y cuando el sol empezaba a bajar, pensamos que no había mejor forma de acabar la visita al parque que volver donde nuestros amigos los osos (lo sentimos, pero es que tenemos debilidad). Mientras localizábamos a la cría, pudimos ver como otras dos crías (bastante más grandes que la otra) jugaban a las peleas (¡¡¡¡¡como si fueran niños… si es que nos parecemos a los animales más de lo que pensamos!!!!!)

Ya a punto de marchar, aparecieron de nuevo la mamá osa y su inseparable cría. Esta vez nos deleitaron con unas clases de escalada. De verdad que fue una gozada ver cómo seguía a su madre allá por donde iba (por escarpado que fuera el terreno). También hubo un momento gracioso donde la cría parece preguntarse: where in my mom? (¿dónde está mi mamá?)

where is my mom?

Y para acabar, una bonita postal.

Parque de la Naturaleza (Cabárceno)Esperamos  que os haya gustado este pequeño resumen de lo que se puede ver en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Os animamos a que lo visitéis y os recordamos que, si no queréis ver a todos los animales tumbados a la sombra, evitéis las horas centrales del día.

Saludos,

Anna & Oskar.

 

 

 

Temporal en Castro Urdiales, Cantabria

Durante el primer fin de semana de febrero hemos sufrido en el Cantábrico uno de los mayores temporales que se recuerdan. Según hemos podido ver en todas las televisiones, varios pueblos costeros han sufrido daños materiales de consideración y, por desgracia, en el momento de escribir este post, un chaval de 15 años sigue desaparecido tras ser arrastrado por una ola cuando paseaba en bici en la localidad lucense de Foz.

Aunque el temporal no ha golpeado en Castro como en otros pueblos, durante la madrugada del sábado al domingo se vieron escenas bastante impactantes como ríos de agua recorriendo el casco urbano.

El domingo amaneció con el cielo bastante despejado aunque las previsiones decían que el tiempo iría a empeorando a medida que avanzara el día. La pleamar había sido de madrugada, así que el mediodía fue un buen momento para ver en qué estado había quedado el paseo de Ostende (es una de las zonas que más sufren ante este tipo de arrebatos de la mar).

Lo primero que pudimos comprobar es que el oleaje había echado abajo un par de muros de dos urbanizaciones cercanas a la playa, además de inundar el paseo con la arena de la playa.

Temporal en Castro Urdiales

Y aunque estábamos en plena bajamar, las olas seguían golpeando con fuerza en la zona del barrio de los pescadores.

Temporal en Castro Urdiales

La tan temida pleamar estaba anunciada a las seis y media de la tarde, así que, volvimos a salir en busca de imágenes impactantes; esta vez, en la zona de La Atalaya. Las últimas luces del atardecer teñían de amarillo el blanco de la espuma del mar.

Temporal en Castro Urdiales

Avanzada ya la tarde, nos fuimos hasta el puerto y aunque la zona del centro de actividades naúticas estaba cerrado a los peatones, todavía dejaban subir al puente medieval  y desde allí se tenía unas magníficas vistas de todo el rompeolas. Aunque se hicieron de rogar, las grandes olas aparecieron y  la espera mereció la pena.

temporal

Temporal en Castro Urdiales

Y como no podía ser de otra manera, para acabar el día,  una bonita postal del puerto en la hora azul.

Puerto de Castro Urdiales, Cantabria

Saludos,

Anna & Oskar

Ver ballenas en el Cantábrico

Si, si… estáis leyendo bien. Y no ballenas enfermas o agonizantes que vienen a pasar sus últimos momentos a nuestras costas. Éstas están vivitas y coleando. Desde julio hasta octubre, Santurtziko Baleak – Ballenas de Santurce organiza salidas en barco para observar cetáceos y aves marinas.

Gracias a nuestra amiga Marta, este sábado pasado nos embarcamos en esta aventura. Yo no lo tenía muy claro, ya que no me llevo muy bien con el tema del mareo, pero no hay nada que no se pueda arreglar con unas pastillas anti-mareo. ¡Y esta experiencia bien merece la pena, si queréis un subidón de emoción y adrenalina!.

El viernes anterior a la salida, el organizador y naturalista Gorka Ocio nos dio una charla sobre las especies que, con un poco de suerte, podríamos ver: varias especies de delfines, cachalotes, aves marinas y el segundo animal más grande de la tierra, el rorcual común. También nos dio unas normas de comportamiento que deberíamos cumplir para interferir lo mínimo en la vida salvaje de estos cetáceos. Y como no, intentó concienciarnos sobre la importancia que tiene cuidar el mar y a los animales que viven él. ¡Parece mentira el daño que puede hacer una bolsa de plástico o la rejilla de un pack de latas de bebida!

El sábado, sin haber amanecido todavía, llegamos al punto de encuentro, el puerto de Santurtzi, y tras las presentaciones de rigor y unas breves instrucciones sobre cómo andar por el barco y no caerse al mar, zarpamos rumbo al cantil continental (así se llama a la zona donde la profundidad marina cae bruscamente desde los 200 hasta casi los 2.000 metros).

El barco donde hicimos la excursión fue el “Circe” un bonito yate Horizón 43 Trawler de 14 metros de eslora.

Cice, yate  Horizón 43 Trawler

Mientras pasábamos por el muelle del puerto de Getxo, pudimos disfrutar de un bonito amanecer. Qué mejor manera de emprender un viaje!!!

Amanecer sore el puerto de Getxo

Durante el viaje, Gorka Ocio nos fue contando anécdotas de sus viajes alrededor del mundo estudiando a los cetáceos y a las aves marinas. A pesar de no ser grandes amantes del mundo marino, los relatos de Gorka nos parecieron muy interesantes a la vez que amenizaban el viaje.

A las dos horas y media aproximadamente de que saliéramos de puerto, alguien gritó: ¡allí se ve algo! y seguido Gorka nos confirmó que era un calderón común. Este mamífero pertenece a la familia de los delfines aunque es bastante más grande que los delfines comunes que conocemos. Los machos pueden llegar hasta los 7 metros y pesar hasta 3,5 toneladas. Las hembras, en cambio, no suelen pasar de los 5 metros y medio y las 2 toneladas.

Calderon Común

En esos momentos pusimos rumbo hacia el calderón para intentar verlo más cerca (siempre respetando las normas de observación). Fue entonces cuando pudimos ver que no estaba solo. También había una hembra con una cría de pocos días (según nos comentó Gorka). Las crías de calderón común suelen medir unos 2 metros al nacer y pesan alrededor de 75 kg.

Qué gozada!!! durante algo más de media hora, esta familia de calderones (junto con alguno más que no está en la foto) estuvieron nadando junto a nuestro barco haciendo las delicias de tod@s los que allí estábamos.

nqt_0422

Una de las cosas que nos contó Gorka es que el típico soplo de respiración de los cetáceos, es en realidad, como un estornudo. De hecho expulsan una especie de ‘moco’ de olor bastante desagradable.

Expulsando moco

Detalle del orificio de respiración.

Orificion de respiración

Después de este subidón de adrenalina, seguimos nuestro camino (rumbo Noreste) en busca de más especies. Todo es cuestión de suerte. El día anterior Gorka nos había avisado de que este año las aves ‘andaban tarde’ y que era posible que no viéramos muchas y de hecho, así fue.

De nuevo… ¡creo que allí hay algo!… ¡es verdad dijo Gorka!. Era una ballena picuda. Intentamos acercarnos, pero estaba muy lejos y se sumergió, así que, decidimos seguir adelante.

Y cuando se estaba haciendo la hora de almorzar, se acercaron a nuestro barco una manada de delfines comunes. Aunque no saltaron delante de la proa del barco, si que estuvieron un buen rato con nosotros. En las siguientes fotografías se puede ver a una hembra de delfín junto con su cría. La cría tenía unas marcas blancas en el lomo. Según nos explicó Gorka, estas marcas se debían al parto y desaparecían pronto, por lo que la cría debía tener pocos días de vida.

Hembra de delfín y su cría

Y sin darnos tiempo de recuperarnos, algo nos llamó la atención flotando en la superficie. Era una medusa. ¡una peligrosa carabela portuguesa! (Physalia physalis). Esta medusa que habitualmente vive en aguas más cálidas, de vez en cuanto aparece cerca de nuestras costas. El procedimiento en estos casos es avisar a las autoridades marítimas indicando cuál es su situación para que puedan hacer un seguimiento y así estar prevenidos en el caso de que se acercaran demasiado a las playas. En la fotografía se puede observar la largura de los tentáculos (pueden llegar a medir varios metros)

Medusa Carabela portuguesa

Bueno… el día iba estaba saliendo redondo. Habíamos visto calderones, delfines, una peligros medusa y hasta una ballena (aunque estuviera muy lejos). En el puente de mando 🙂 , todo el mundo estaba atento porque en cualquier momento podía haber otro avistamiento. ¿qué sería esta vez?

Puente de mando

Dicho y hecho. Cuando estábamos a la altura de Elantxobe, un tiburón azul o Tintorera. No nos enseñó más que la punta de la aleta dorsal, pero así todo, daba mucho respeto. (no ayudaba que algún gracioso tarareara la música de la película de Spielberg)

Tintorera o Tiburón Azul

Después de un descanso para comer, donde recordamos los increíbles momentos que habíamos vivido a lo largo de la mañana, seguimos avanzando un poco más. La idea según nos explicó Gorka, era llegar hasta la altura de Lekeitio y luego volver dando una rodeo acercándonos un poco más a la costa de Cantabria.

Y cuando se suponía que teníamos que tomar la ruta de vuelta… ¡qué es aquello de allí! ¡de verdad, me ha parecido un soplo!

¡No podía ser! ¡un rorcual común! (Balaenoptera physalus) el segundo animal más grande del planeta, sólo superado por el rorcual azul. Esta especie de ballena puede llegar a medir 27 metros y su peso se estima en unas 70 toneladas (ejemplar adulto de 25 años).

Aunque estábamos bastante lejos, nos fuimos acercando. Hacía cuatro salidas para respirar y después se sumergía durante 15 minutos. Nos costó bastante (bueno a Gorka y al patrón del barco) conseguir adivinar donde saldría la próxima vez a respirar, pero después de varios intentos fallidos, conseguimos navegar paralelos a ella mientras se mantenía sumergida. Y cuando emergió, estábamos preparados con nuestras cámaras.

Rorcual común

El encuentro con este maravilloso animal trastocó nuestros planes, pero sin duda alguna, lo que habíamos vivido hizo que eso se quedara en segundo plano.

Ya era hora de volver a casa… si, el tiempo pasa volando y estábamos lejos de la costa.

Volviendo a casa

A pesar de que la vuelta se hizo un poco larga (bueno… esto es un opinión personal), aprovechamos para disfrutar de las vistas que no tenemos habitualmente desde tierra firme y mirando hacia el mar. En las siguientes fotos se puede ver la ermita de San Juan de Gaztelugatxe y lo que queda de la central nuclear de Lemoiz. (tranquilos que nunca llegó a ponerse en funcionamiento gracias a las protestas populares).

Gaztelugatxe y Lemoiz

Sobre las cinco y media de la tarde, estábamos entrando en el puerto y nuestra aventura estaba llegando a su fin. En las fotografías que hay a continuación se puede ver el Puerto Viejo de Algorta, y el Puente de Bizkaia (declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2006).

Puerto viejo de Algorta y Puente de Bizkaia

Os presento a una parte de expedición: Oskar (el burro delante para que no se espante), Anna, Marta y Mari.

Oskar, Anna, Marta & Mari

Para finalizar, os queremos mostrar el recorrido que hicimos. Un total de 156 kilómetros (aprox. 80 millas náuticas) durante 10 horas. Sólo nos queda agradecer a Gorka Ocio el trato que nos dispensó. Siempre dispuesto a responder a nuestras dudas y  haciendo que el aprender cosas nuevas sobre nuestros mares, fuera divertido. ( y si no, preguntarle a Anna por el pez balde 😉 )

Saludos a tod@s,

Anna & Oskar

https://noquierotrabajar.wordpress.com

Escapada al Valle del Loira, Francia

Rico en historia y arquitectura, el Valle del Loira es famoso por sus castillos renacentistas, como los de Chambord y Chenonceau. Sin embargo, la región conserva importantes vestigios de sus primeras épocas, desde dólmenes de la edad de bronce hasta fortalezas medievales como el Château d’Angers, así como una impresionante herencia de arquitectura religiosa, que incluye las catedrales de Chartres y Bourges, verdaderas maravillas del Gótico.

Château de Amboise, Loira (Francia)

En el bosque de Amboise, al suroeste de la ciudad del mismo nombre, se alza esta pagoda china de más de 44 metros de altura y 7 plantas comunicadas por una escalera de caracol. Cada piso es menor que el anterior y acoge una habitación octogonal con un techo abovedado.

Pagoda de Chanteloup

Pagoda de Chanteloup

Chambord es el castillo más grande del Loira. Comenzó siendo un pabellón de caza y en 1519 se derruyó el edificio principal y se comenzó la construcción de lo que hoy es el castillo. El diseño se atribuye a Leonardo da Vinci. El perfil de Chambord es sorprendente; una extraña mezcla de distintas formas que recuerda un abarrotado tablero de ajedrez.Château de Chambord

Esta innovadora escalinata fue, al parecer, diseñada por Leonardo da Vinci. Está hecha para que las personas que suben y bajan no puedan encontrarse.Interior del Castillo de Chambord Château de Chambord

El romántico Chenonceau, que se extiende a través del río Cher, está considerado como el castillo con más encanto del Loira. Rodeado de elegantes jardines ornamentales y arboledas, este edificio renacentista ha evolucionado a lo largo de los siglos: de modesta mansión y molino de agua, a palacio destinado al ocio.

Château de Chenonceau

El château de Villandry, del Renacimiento tardío (1536), es de una elegancia sencilla, casi clásica. Sin embargo es más fam0so por sus magníficos jardines, restaurados desde que la familia española Carvallo lo compró en 1906. A partir de los planos del siglo XVI, expertos jardineros han combinado flores y plantas siguiendo diseños geométricos.

Jardines del Château de Villandry

Pintando los Jardines del Castillo de Villandry

Situado en una colina sobre el río Loira, el castillo de Chaumont parece el ensueño de un castillo medieval. Su alta torre de homenaje y las redondas torres construidas entre 1466 y 1510 nunca se vieron envueltas en una batalla, por lo que se conservan intactas.

Château de Chaumont

Carcassonne y la ruta de los cátaros

Según la Wikipedia,  El catarismo es la doctrina de los cátaros (o albigenses), un movimiento religioso de carácter gnóstico que se propagó por Europa Occidental a mediados del siglo X, logrando arraigar hacia el siglo XII entre los habitantes del Mediodía francés, especialmente en el Languedoc, donde contaba con la protección de algunos señores feudales vasallos de la corona de Aragón.

Carcassone está situado en la región de Languedoc-Roussillon, al sureste de Francia y es conocida principalmente por su ciudadela amurallada, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

El castillo de Carcassonne está dentro de la muralla y se empezó a construir a principio del siglo XII como residencia del vizconde Bernard Aton Trencavel. Sin dudarlo os diré que merece la pena hacer la visita guiada. Las vistas de la ciudad desde él son impresionantes.

Durante una de nuestras visitas, nos cruzamos con un grupo cultural de Aragón (me fastidia no acordarme del nombre) que estaba haciendo una representación medieval. Era como un bautismo de sus miembros más jovenes. Entrada la noche hicieron una representación de una lucha a espada.

Poco después de que se ponga el sol, iluminan las murallas y es el mejor momento para sacar una panorámica de la muralla y el puente viejo. En este caso son 8 fotos tomadas en vertical y unidas posteriormente con PS.

Carcassone puede servir además como centro de operaciones para conocer un poco la zona de la llamada Ruta de los cátaros. Si buscáis por internet hay un montón de información al respecto, pero, si os dejáis aconsejar, os diría que echáseis un vistazo a esta página web, loscataros.com

El Castillo de Foix se eleva sobre una roca calcarea a unos 60 metros del suelo. Además del interés turístico que tiene, también es reconocido por ser uno de los centros del catarismo. Según documentación conservada, se hablaba del castillo ya en el año 987.

El castillo de Montsegur esta situado en el pueblo del mismo nombre sobre la montaña del Pog a 1207 metros de altura. Es sin duda el lugar más asociado con el movimiento cátaro. El acceso al castillo se tiene que hacer a pie desde la base la montaña.  La subidita es un paseo no apto para vagonetas 🙂

Según cuenta la Wikipedia,  “Montsegur es un castillo lleno de misterios desde que se convirtió en fortaleza-santuario del catarismo. Numerosas historias en el transcurso de los siglos lo relacionan con el tesoro de los cátaros, misterios espirituales, cultos solares… Lo que sí parece estar comprobado es que fue construido por la Iglesia cátara, sirviendo de refugio para los perseguidos, y que se convirtió en el último refugio de los cátaros hasta el 1244, año en que las fuerzas armadas del Papa y la monarquía francesa atacaron el castillo. Sus enemigos lo denominaban la «Sinagoga de Satanás» o el «Vaticano de la Herejía»”

Uno de los castillos que más nos ha gustado es el de Peyrepertuse, en el pueblo de Duilhac-sous-Peyrepertuse. Una opción interesante es coger el audioguía (en español) que se ofrece (previo pago) cuando comienza la subida al castillo.

Otro de los castillos clásicos en la Ruta de los cátaros es Lastours. Está formada por cuatro castillos situados en las laderas de los montes que rodean al pueblo del mismo nombre. Los castillos de Lastours son un importante polo de actividad religiosa cátara durante el siglo XIII.

Para finalizar este viaje, nos acercamos al pueblo de Rennes Le Château. Este pequeño pueblo, además de ser regugio de los cátaros, se ha hecho famoso a raiz de la publicación reciente de varios libros (El código Da Vinci, entre otros), pero la historia más cercana se remonta a finales del siglo XIX y principios del XX cuando era párroco de la localidad Bérenger Saunière. Según cuenta la leyenda, mientras realizaba obras en la iglesia, pudo encontró unos documentos que comprometían a la Iglesia y esto le hizo conseguir mucho dinero. Otro de los documentos podría ser un arbol geneaógico de los merovingios que según algunos, podrían ser descendientes de Jesus de Nazaret.

Leyendas aparte, el pueblo está curioso de visitar.

La Ruta de los Pantanos (Palencia)

La ruta de los pantanos está dentro del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre – Montaña Palentina y discurre entre las poblaciones de Cervera de Pisuerga y Velilla del Río Carrión en la provincia de Palencia.

Recién salidos de Cervera nos encontramos con el pantano de Ruesga. Construido en 1923, es el más antiguo de Palencia, además de ser el más pequeño con una capacidad de 10 hm3. Aunque se construyó para abastecer al Canal de Castilla, en la actualidad es utilizado como zona de recreo.

Tras apenas media hora de viaje, nos encontramos con Triollo. Pequeño pueblo donde se encuentra la cola del embalse de Camporredondo. Con una capacidad de 70 hm3, este pantano tiene el gran atractivo fotográfico de contar con el pico Espigüete muy cerca de sus orillas.

Muchos de los viajes que hemos hecho a esta zona, ha sido para fotografiar esta enigmática montaña. Durante el invierno, sus laderas se llenan de nieve y el reflejo en las aguas del pantano son un espectáculo para la vista (y para la cámara, claro J)

También es la mejor época para fotografiar el atardecer. Sólo tiene que cumplirse tres condiciones. Que haya un buen atardecer, que el agua esté en calma y sobretodo, que haya agua.

Nuestra última visita ha sido para fotografiar el Espigüete al amanecer. La verdad es que, a pesar de ser menos vistoso, nos descubrió otra faceta de este embalse. Un magnífico lugar para los aficionados a la pesca. El río Cardaño, que desemboca en el pantano, es rico en truchas.

La población de Camporrendondo de Alba hace de separación entre el embalse de Camporredondo y el de Compuerto (último de la ruta). Este embalse finalizado en 1960, es el mayor de los tres con una capacidad de 95 hm3.

Un día en las carreras !!!

Dicen que los hombres, cuando llegamos a los 40, sufrimos una crisis. Algunos para sobrellevarla cambian de coche, otros hacen parapente y otros…

Supongo que, para que no me dieran tentaciones mayores, mi mujer me regaló una “caja regalo” de esas que están muy de moda. Entre las muchas actividades que podía elegir, me decidí por la Conducción Extrema. La actividad consistía en conducir un Ferrari F-430 Spider en un circuito de velocidad. A pesar de que no gusta nada correr con el coche, siempre me han gustado los coches Ferrari. Otros son más potentes, quizás más modernos, pero !! Ferrari, es Ferrari !!.

El circuito escogido fue el de Kotarr, en la provincia de Burgos, muy cerca de Aranda de Duero.

Una vez en el circuito nos dirigimos a la carpa de GTEMOCION (empresa organizadora del evento). Como fuimos con bastante tiempo de antelación, nos dijeron que tendríamos que esperar un poco, así que subimos a la tribuna donde se tienen unas vistas generales del circuito.

Aprovechamos para practicar con los barridos. En acción el Lamborgini Gallardo y el F-430. La verdad es que no es nada fácil pillar a estos bichos en velocidad.

Cuando llegó la hora, nos volvimos a acercar a la carpa y tras inscribirnos, nos dieron una pequeña charla (briefing) donde nos explicaron tanto aspectos técnicos del coche, como de seguridad en la conducción.

Seguidamente dimos un par de vueltas al circuito en un Hummer acompañados del instructor donde nos fue explicando trucos para poder disfrutar al máximo del circuito. Por cierto, ir en un Hummer es como ir subido en un tanque de combate…

Y casi seguido, me llegó el turno.

Tras unas breves explicaciones por parte del instructor, salí de boxes hacía la primera curva. La verdad es que impone estar sentado en un coche que tiene 490 cv de potencia. Durante la primera vuelta me explicaron donde se debía frenar y como era la mejor manera de coger las curvas aprovechando todo el ancho del circuito.

La segunda y tercera vueltas ya disfruté un poco más, ya que, poco a poco fui cogiendo confianza. !! Es una sensación increíble poder cambiar de marcha sin tener que levantar el pie del acelerador !!.

Lo malo es que, cuando me quise dar cuenta, el instructor me estaba mandado entrar en boxes. Mi aventura con los coches de Maranello había acabado.

Para acabar, un diploma acreditativo y unas vueltas en el simulador de F1.

En el stand de GTEMOCION, además de poder comprar más vueltas y otras opciones, tenías la posibilidad de contratar un reportaje de fotos y/o de video. Anna me animó a que cogiera el video, así que, aquí os dejo una pequeña muestra de lo que fue mi experiencia al volante de un Ferrari F-430 Spider.

Sólo me queda dar las gracias a Anna por haberme permitido cumplir uno de mis sueños. ¡Muchísimas gracias!

Cala Cotonera, Islares (Cantabria)

Cotonera es una cala situada en Islares, en el extremo oriental de Cantabria. Desde hace de un tiempo que nos la enseñara nuestro amigo Fernando Sanchoyarto, hemos estado varias veces buscando las condiciones idoneas para fotografiarla. Debido a su orientación este, es un lugar ideal para fotografiar el amanecer. Si encima, coincide bajamar, quedan a la vista pozas y rocas muy interesantes.

Según hemos podido leer por internet, en esta cala abundaban pulpos, nécoras y quisquillas, pero debido a la excesiva explotación ya apenas quedan unas anémonas, eso si, la mar de coloridas.

En la cara externa de la cala, se encuentra un islote de roca, conocido como “El Matalete“, refugio de gaviotas. En este caso, el atardecer, es el mejor momento para conseguir que el Sol ilumine esta solitaria roca.

Una vez se ha puesto el Sol, las nubes adquieren un tono rosaceo.