Bryce Canyon & Zion National Park

Estamos en Page, estado de Arizona. ¡Recordad que hay que retrasar una hora los relojes respecto a la hora de Utah!

El planning para los tres días siguientes era un poco flexible dependiendo de si podíamos visitar Paria Canyon. Allí se encuentra “The wave”: una galería de piedra arenisca con pilares deformes, conos, hongos y otras creaciones extrañas. Los depósitos de hierro dan a la zona una mezcla única de colores trenzados en la roca, creando un arco iris espectacular de amarillos, rosados y rojos.

Debido a que es una zona muy protegida, sólo se puede entrar con permiso. Hay dos maneras de conseguir este permiso. Una es por internet y hay que solicitarlo varios meses antes (entre los solicitantes, se hace un sorteo) y la otra es acercarse hasta la Paria Contact Station donde se hace otro sorteo. Sólo dejan entrar a 20 personas al día (10 con permisos de internet y otros 10 con el sorteo insitu). El permiso (en caso de que te toque) te lo dan para el día siguiente.

Como no tuvimos suerte, seguimos nuestro camino hacia Bryce Canyon. A este parque se accede desde la zona norte, por lo que si vienes desde Page, hay que dar una bonita vuelta.

Bryce Canyon es conocido por sus curiosas formaciones rocosas que se elevan desde el fondo del cañón llamadas hoodoos (chimenea de hadas). Estas formaciones han sido creadas a lo largo de los años por la erosión a causa del viento, del agua y del hielo.

Hay una carretera que va bordeando el cañón y que atraviesa el parque de norte a sur. Desde esta carretera se accede a los diferentes miradores o trails que hay en el parque. Como sólo disponíamos de medio día, preferimos recorrer todos los miradores tranquilamente. Hay autobuses a disposición del que no quiera utilizar el coche con una frecuencia de 10’.

Nuestro recorrido empezó por los miradores más alejados del parque. El Rainbow Point y Yovimpa Point.

Después de comer seguimos la ruta de los miradores y paramos en Black Birch Canyon, Ponderosa Point, Aqua Canyon y Natural Bridge.

Aquí nos empezamos a dar cuenta de que había mucha más gente que en otros parques. Se nota que la gente que empieza su viaje por el oeste (San Francisco o Los Ángeles) llega hasta aquí.

Dejamos para el final la zona del Anfiteatro, la más espectacular. Es un sitio de grandes dimensiones y mires donde mires, ves algo que te sorprende por su forma y colorido. Primero fuimos a Bryce Point e Inspiration Point.

En este punto tuvimos la visita de un par de ardillas que siempre estaban atentas por si alguien les echaba algo de comer. A pesar de los múltiples avisos que hay sobre la peligrosidad de darles de comer, siempre hay algún listillo que se los salta. Nosotros aprovechamos para sacar unas fotos…

Y para acabar llegamos a Sunset Point. Aquí, dejamos el coche en el parking y fuimos dando un paseo hasta Sunrise Point. El camino no tiene ninguna dificultad y es muy agradable. Los árboles decoran muchas de las explanadas, enseñándonos sus grandes raíces que se retuercen a lo largo de la tierra arenosa.

Al igual que el día anterior, tras desayunar, nos fuimos hasta la Paria Station para ver si teníamos más suerte en el sorteo para los pases de “The Wave”. Cuando dieron las 9 en punto, comenzó el sorteo… Uyyyyyyy!!! Salió el número que tuvimos ayer ¡mala suerte!. Al final no pudo ser.

El planning alternativo era visitar el Zion National Park, así que, después de secarnos las lágrimas (*), nos pusimos en marcha.
(*) Hubo una chica oriental que se puso a llorar como una desconsolada cuando terminó el sorteo y no le toco el pase. Nos comentaron que habían ido tres días seguidos y este era su último día por la zona.

Como el parque no se puede visitar con el coche particular, localizamos un parking cerca de Zion Junction y dejamos allí el coche. Como nos pillaba al lado, pasamos por el Visitor Center a recoger información sobre el estado de las caminatas que queríamos hacer. “The Narrows” ¡estaba cerrado! … vaya día llevábamos.

A pesar de todo, decidimos seguir con nuestro plan. Cogimos un autobús que nos llevaría hasta Temple of Sinawava, comienzo de The Narrows.. El sendero transcurre por el cauce del río y está acondicionado para todas las personas (incluso para sillas de ruedas). Al llegar al final del sendero vimos la causa de que The Narrows estuviera cerrado; el río bajaba con demasiada agua.

Regresamos al punto de partida e hicimos una pequeña paradita antes de comenzar la siguiente caminata, la que llevaba a las Emerald Pools. Aunque la primera parte es muy sencillota (hasta llegar a la Lower Emerald), la parte media y final del trail se complica con zonas de piedras donde es fácil resbalarse.

 El paseo estuvo bien, aunque nos esperábamos algo más. Suponemos que después de ver el colorido de las “pool” de Yellowstone, las demás siempre nos van a parecer menos vistosas.

Cuando regresamos del trail, hicimos unas comprillas en las tiendas que hay al lado del Zion Lodge y descansamos un poquillo tomando algo. Después cogimos el bus que nos llevaría al parking donde teníamos el coche. Mientras abandonábamos el parque, todavía nos dio tiempo a hacer alguna foto desde las zonas más altas.

Según salíamos del parque, vimos a una manada de cabras montesas que andaban al borde de la carretera.

Al llegar a Page, la calle de nuestro motel estaba cortada por la policía. Era como en las películas. Coches con las luces multicolores, agentes de paisano con la placa colgada en el cuello y en la cintura… No logramos enterarnos de qué pasaba así que nos quedamos con la intriga.

A primera hora de la mañana, llamaron a la puerta de nuestra habitación. Era la policía. Una agente joven de paisano con la pistola y la placa en la cintura. Nos preguntó si habíamos visto algo de lo que había ocurrido la tarde anterior. Le dijimos que, cuando llegamos al motel, ya estaba la policía, así que nos dio las gracias y se marchó. Al día siguiente nos enteramos por un periódico local que, a raíz de un aviso por violencia doméstica, un hombre había resultado muerto por los disparos de un policía. Pincha aquí, si quieres leer la noticia.

Anuncios

Publicado el febrero 20, 2012 en 2011 - EE.UU. Parques Costa Oeste, Viajes y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Debería reservar vuestros posts para esos días de hipo incontrolable… me lo quitaban de cuajo! Fantástico reportaje, como siempre, chicos 🙂

  2. Aupa A&O, molan musho, musho, musho los posts de esta escursioncita 😉
    No estubisteis en donde hay pinturas rupestres enormes?, creo que es algo de navajos o de indios en general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s